...

...

viernes, 22 de mayo de 2015

Ronda 2015 y el decálogo de Hacha Vikinga


Esta edición se ha marcado por llevar el decálogo de  Hacha Vikinga  grabado a fuego… aprendido, asimilado y nunca olvidado. Con él me preparaba para ir y dicho decálogo me acompañó durante toda la prueba.


1.- Sentaros a pensar lo duro que habéis entrenado hasta ahora, sobre todo, en los duros momentos que habéis superado, así los tendréis frescos en lo duro.

Vuelvo a Tierra Santa.... todo el año ha sido preparación de este fin de semana, cada paso, cada entreno, cada revisión.... Este año decidí primero ponerme en forma y superar los problemas con el hierro. Así que manos a la obra, nutricionista y entrenador. Además conté con el apoyo y asesoramiento del magnífico Miguel Ángel Gómez Cobos, hombre sensato donde los haya que siempre está dispuesto a ayudar sin pedir nada a cambio. Claro que después recoge todo lo que va sembrando por ahí o por lo menos yo le deseo que todo lo que reciba sea aún mejor de lo que da.
También conté con el apoyo incondicional de mi equipo: Abencio, Rafa Iza, Paco Muñoz y er niñoManu, que se hará mayor y para mí siempre será mi niñoManu, gran Manuel Jesús Villar Hurtado. Con ellos he estado entrenando… colineando… cantinazos… fines de semana con entrenos, charlas pre y post llenas de enseñanzas y de experiencias.
Y empezamos a entrenar con la Liga Rondeña, para mí la mejor forma de preparar Ronda. Cueva del Gato, Acinipo, Homenaje…. No pude ir al Puerto del Viento ni a Pujerra por un resfriado que se complicó por mi dichosa manía de huir de médicos y bajas… total… un resfriado dura una semana con medicinas y siete días sin ellas no? Pero a lo largo de esas pruebas fui aprendiendo a superar dificultades: Cueva del Gato con unos pajarones horribles puesto que todavía andaba bregando con la ferritina, superados gracias a la ayuda de Julia Barrero, Acinipo con las inclemencias del tiempo y Homenaje con la soledad del corredor de fondo…. no ha sido una temporada fácil no… porque a todo esto se suman dos hijos adolescentes y en el instituto…. ahí es ná… el que es padre o la que es madre me entiende…. y el/la que se lo esté pensando que hable primero conmigo jejejejejeje que le cuento la letra pequeña.

2.- Preocuparos de ser buena gente, así es más fácil enfrentarte a ti mismo.
Además tengo la suerte de contar con buenas personas que me enseñan a mejorar yo misma…. ahí entran mis hermanos Pretorianos, ejemplo de compañerismo, familia deportiva, apoyo en los momentos malos que en los buenos ya se sabe que están….. pero para buena gente…. tiro de las chicas… lo siento caballeros pero esto del ultrafondo me está ayudando a descubrir a fieras, a hembras tremendas, con una fuerza y unas ganas…. que es que tiran de una cuando faltan las fuerzas. En este grupo incluyo, y por dios que no se me olvide nadie, a mi Chari Casín, una guerrera de armas tomar, a Aitana, (“Aiti coche!!!)”, a Monte Muñoz Conde que igual te corre una populá que una de tres cifras, a Julia Macías, la sonrisa de las cuestas (y todas sabemos qué hace para no perder las ganas de sonreir), a Erika (con k) Rodríguez Ordoñez y a todas Las Molonas, a las mujeres de A Toda Pastilla, desde la capitana Teresa Álvarez hasta la última soldado…. todas son unas mujeres para ponerse de rodillas, tocarles las palmas e invitarlas a cuñas en Las Melonas, que además son mujeres de buen comer…. y si sigo con las mujeres, las de mi club, las mejores, Juani, Carmen, Sandra, Pili, Cris, Ángeles, todas con la sonrisa puesta y el gesto amable a pesar de la lucha…. y qué os voy a contar yo de Fabiola, de Ana Corral, de Azucena Campos,, de todas las que voy conociendo en las pruebas…. todas son buena gente, todas nos ayudamos, nos animamos y nos empujamos sin darnos codazos…. de todas aprendo y de todas intento copiar lo bueno y me peleo conmigo misma para eliminar lastres y dejar solo lo bueno.

3.- Piensa en todos los compañeros que sufren por no haber tenido plaza, no puedes defraudarlos.

Cuántas veces he recordado en la prueba la lucha por el dorsal, que no conseguí inicialmente en Enero, ya que me quedé en la lista de espera, pero que luego llegué a él por participar en la liga rondeña y quedar entre las 18 primeras mujeres. Cuántos comentarios negativos, fruto de la impotencia por no haberlo conseguido, recordé…. viendo el esfuerzo y el trabajo de los caballeros legionarios y las damas legionarias… es imposible aumentar el número de participantes…. yo tardé 20 minutos en salir del campo de fútbol,  ya que decidí ir cerrando la prueba con Óscar Pajares por delante de Los Últimos Susmurais, dada la ingente cantidad de marchadores que estábamos allí.
Ya sabía que no podría correr (mi pie izquierdo no me iba a dejar) pero mis 24 horas iban por todos aquellos que se quedaron con las ganas, que tuvieron que ceder dorsal por cualquier motivo, por los que la agenda les impidió luchar por el dorsal…. por todos ustedes yo tenía que llegar a meta y por eso llegué, aunque fuera de tiempo, 10 minutos que no me impidieron disfrutar de entrar en La Alameda y ser saludada por los mandos que me habían visto pasar de avituallamiento en avituallamiento con el saludo, la sonrisa, el agradecimiento y la promesa de vernos en meta.

4.- Piensa en todas esas personas que te quieren, desde este mundo o el otro y en su felicidad cuando te vean terminar.
Mi hija ha visto por primera vez esta prueba y a mí participando en ella. Cuando se iba a la grada del campo de fútbol me dijo “te espero en meta, mamá”…. y esa frase me persiguió todo el día, con sus horas, minutos, calor y sed… no podía fallarle. Tampoco te podía fallar a ti, Abencio, que por primera vez, ni tomabas la salida por tus molestias en los pies. Te llevaba conmigo, está claro, también te llevaba como una bandera tibetana, dándome ánimos, para que no me desanimase ni perdiera la lucha contra mi cabeza.


5.- Piensa en las personas que sufren enfermedades y han de ser fuertes, debemos ser un ejemplo para ellos.

Y pensando en las personas enfermas sigues adelante…. Dani que superas día a día tu personal batalla… Esperanza que también peleas con la tuya…. y tantas personas anónimas que tienen su particular guerra y por las que los que, por ahora, estamos sanos, hacemos estas locuras y donamos lo que podemos…. Esta edición no ha tenido foto en meta con la bandera de Proyecto 101 kms 1€ porque sabía que entraba fuera de tiempo… pero Dani sabe que iba conmigo y que conmigo entró en La Alameda.  Desde un principio él me ha dado la fuerza para superar mis dificultades y yo sólo tengo esta forma de agradecerle todo lo que ha hecho por nosotros.

6.- Cuando llegue tu peor momento mira detrás tuya, busca a un compañero que sufra más que tu, dale ánimos, empújalo, con eso renacerán las fuerzas en ti.

Y así fue. Cuando entré en el Tercio, Rafa Iza, mi niñoManu y Paco Muñoz salían. Ellos fueron los primeros en animarme a que siguiera. Luego me crucé con Chari Moreno y su David, que se preocuparon al verme pero también me animaron a descansar y seguir. Pero cuando pensé en no levantarme…. ahí apareció mi capitana, Teresa Álvarez. Se dedicó a buscar a un equipo que tirase de mí cuando terminaran de cenar, porque ella ya se iba. Y no paró hasta encontrar a unos chicos que le prometieron que me llevarían aunque fuese a rastras. Entonces se fue después de hacerme prometer que saldría del Tercio con ese equipo. Gracias Teresa… en mi llegada a meta tuviste mucho que ver.
  
Y luego yo pude devolver tu favor. Cuando sallimos de Benaoján y terminamos la interminable subida hasta coronar y ver a lo lejos Ronda, había un chico que me preguntó si llegaría a meta a tiempo. Y le grité: “corre!!!”, “acelera el ritmo”, “tú si puedes llegar a tiempo, yo no, voy lista de papeles y solo quiero llegar”. Y se animó y aceleró. Luego ví en las fotos que fue el último marchador en entrar a tiempo, al que le ayudó el caballero legionario llevándole sus bastones porque iba muy tocado de las piernas. Y me alegré muchísimo que hubiera entrado a tiempo.
Cuando le veía avanzar por delante de mí, es verdad, que renacieron las fuerzas. Llamé para avisar que llegaba, aunque fuese fuera de tiempo, pero que llegaba. Que me esperasen porque iba.

7.- Recuerda que si llegaste hasta aquí es porque eres un elegido y tienes una importante misión que cumplir, no lo olvides.
A partir del momento que decidí que ya no abandonaba, seguí adelante. Y cuando llegué al último avituallamiento, me senté tranquilamente. Pero en ese momento apareció un chaval en bici que me dijo “¿usted es la pretoriana?”. Le contesté que sí. Y me dio entonces “Le están esperando en el puerto de la muela para acompañarle a meta, a ser posible en tiempo. Usted ya sabe quién es”.
Claro que lo sabía. Eras tú, Abencio, y me recordabas que tenía que llegar. Después de todo lo pasado, lo peleado, lo sudado y lo no dormido, tenía que llegar, porque además tú, a pesar de tu metatarsalgia, te habías puesto a correr para buscarme y acompañarme a meta. Ya que no habías podido tomar la salida conmigo íbamos a entrar juntos. Los caballeros legionarios me dijeron “Señora, le están esperando. Tiene usted que continuar”. Y me ayudaron a levantarme, me dieron el poco café que quedaba y vamos que nos vamos para la muela.

8.- El sufrimiento es algo que por duro que sea se olvida, la gloria es eterna.
Y así llegué a la muela y empezó el calvario de la cuesta de los molinos. Ya no veía casas, no veía árboles, sólo veía la cuesta, oía tus gritos de ánimo y la música de la alameda. Y los que me animaban al cruzarse conmigo. Y así llegué/llegamos al puente nuevo. Y ahí la locura, la gloria.
No sé de dónde saqué las fuerzas para andar lo más rápido que podía (no me dejabas correr para no provocarme la lesión que no tenía). Y tu voz acompañó mi marcha.

video


 El vídeo de mi entrada en meta pone los vellos de punta. Iba en una nube. No me importó que no hubiera cronómetro porque habían pasado 10 minutos del cierre de meta. El abrazo de Chito-san, mi alegría por llegar, el saludo de los mandos al verme en meta (como nos habíamos prometido en los avituallamientos), la enhorabuena, mi medalla…..

La gloria es eterna.

9.- Tienes una goma de borrar en el culo que borra el camino detrás de ti, por eso NO PUEDES VOLVERTE, ASÍ QUE ADELANTEEEEEE.

Por eso en ningún momento me planteé la retirada, la vuelta atrás. Siempre adelante… hacia atrás ni para coger impulso. Y ahora que estoy en el descanso obligado…. sólo pienso en planificar la próxima temporada, en mejorar lo mejorable, en reducir los errores y en hacer las cosas con cabeza para seguir disfrutando como ahora o incluso más.


Porque llegar a meta y ver la mirada de tu hija llena de admiración y orgullo…. no tiene precio. Que Rafa Iza te diga  “Toma mi sudadera que te la has ganado a pulso” …no tiene precio, que Oscar Pajares, creador de esta maravillosa y bendita locura, me diga que le he sorprendido con mi coraje y resistencia… no tiene precio, el abrazo de mis niños, Paco Muñoz y niñoManu… no tiene precio…. y tu acompañamiento, a pesar de tu lesión, en mi entrada en meta… no tiene precio. Y si me hubiera vuelto atrás me lo hubiera perdido.

10.- Disfruta cada segundo, tendrás mucho que contar durante muchos años, así que DISFRUTAAAAAAA. A TOPEEEEEEE."

Porque he dejado pasar quince días para poder plasmar todo lo vivido en la hoja en blanco…. porque sigo disfrutando y emocionándome al ver las fotos. Gracias a todos los que me animasteis antes, durante y después de la prueba. Gracias a los que estabais dando agua, regando a los marchadores, ofreciendo apoyo y ayuda, haciendo fotos o aplaudiendo.
Porque esto no se olvida. Son muchas sensaciones, muchas emociones, muchos encuentros, muchos ratos de tertulia, cervecitas intercambiando anécdotas, besos a los que vienen de fuera y solo encuentras en estas locuras… muchas sonrisas, muchos momentos cómplices, mucha música y muchas palabras con doble sentido….
Yo soy feliz y solo quiero transmitir esa felicidad a todos los que me rodeen porque hay mucho bueno por ahí y tenemos que disfrutarlo y aparcar lo negativo.







Nos vemos en Ronda, el año que viene… espero. 

domingo, 12 de abril de 2015

LXVII Millas Romanas


La planificación de la temporada sigue su curso. Tras Cueva del Gato, Acinipo y Homenaje, venían las Millas y luego Ronda.

Me quedo con dos frases que resumen este fin de semana:
“El día que las millas se hicieron mayores” y “Veníamos a las millas para preparar Ronda, y ahora preparamos Ronda para hacer las millas”.

He disfrutado hasta que dejé de disfrutar.
Disfruté de la llegada a Diocles para recoger el dorsal y saludar a los amigos. Enhorabuena a los voluntarios que animaban sin parar y llenos de energía aguantaron el fin de semana en primera fila.
Disfruté de la salida en la plaza de España. Esa invasión pretoriana en el escenario fue magnífica y divertida. Estábamos todos: los de la larga y los de la corta. Cada uno con su meta en la mente: terminar las millas con el nuevo recorrido que era una incógnita para los que no lo conocíamos.
Disfruté del equipo que formamos el magnífico Rafa Iza, maestro de maestros, el gran niñoManu. que no se puede tener la cabeza mejor amueblada siendo tan joven, sherfran, Fran, toda una montaña de buena gente y simpatía, y er Niño, Antonio, lo más lindo, con el que me reí lo que se puede nadie imaginar con su forma particular de cimbrear el palio con los bastones.
Disfruté de los primeros kilómetros por Mérida, con las antorchas, el calor de la gente que te mira sorprendida de ver en qué vas a pasar el fin de semana…. si es que esto del Trail tiene algo que te engancha.
Disfruté del recorrido porque yo no conocía la ida a Alange. Y es una pasada.
Disfruté de lo que me costó la dichosa “calderita” pero la subí y la bajé. Pero ahí renacieron las ampollas y a partir de ahí empezó el descenso a los infiernos.
Pensé que llevaba los pies protegidos y me equivoqué. No lo estaban. No sé si es mejor pararse y arreglarse las ampollas cuando empiezan o si es mejor dejarlas que crezcan y a ver qué pasa.
En mis millas anteriores las dejé crecer y estallar y llegué. En estas crecían y crecían pero no estallaban.
A pesar de las curas del gran Rafa Iza, aquello seguía creciendo y ya no cabía en la zapa. Y empezó el mal apoyo.
Así que me quedo con la sensatez de retirarme cuando las ampollas me impedían pisar de forma normal y empecé a sentir molestias en las piernas por el mal apoyo. Eran las ampollas del barro del Homenaje que yo creí totalmente curadas pero que renacieron y tuvieron crías. Así que pensé que en esas condiciones no podía afrontar la segunda parte de las millas y me retiré en Valverde de Mérida. Los últimos kilómetros fueron agónicos.
Y cuando noté que andaba de lado, y que apoyaba la cara externa de los pies para intentar reducir el dolor, me retiré y ví a mis niños alejarse para el desayuno. De hecho me dio hasta fiebre, así que hice bien en parar.
Gracias a Rocio Reinoso y a Marcos Barbadillo y a Carpanta por animarme la noche post. Gracias por hacerme reir con sus experiencias y su forma de ver la vida.
Gracias a los Pretorianos de Tomares por el magnífico seguimiento y apoyo durante la prueba, por los mensajes de ánimo, y destaco a Polo por tus palabras cariñosas que llegaron en el momento justo.
Y gracias a ti por estar ahí, siempre dispuesto a responder a mi llamada, y por esperarme, en meta o en donde sea, porque sin ti esto no sería posible. Espero que la próxima vez que te llame sea en meta y no para decirte que me rescates que no puedo seguir.




martes, 31 de marzo de 2015


Vuelvo a Ronda, vuelvo a Tierra Santa. A pesar de las lesiones, dichosas torceduras de tobillo en Montellano, a pesar del agua , ojú la de barro que va a haber en el país del barro, a pesar de todo, vuelvo a Ronda, vuelvo a Tierra Santa.


Repetimos el ritual previo a la batalla. Petate… arreos… y vámonos que nos vamos.


Es llegar a Ronda, soltar los bártulos y para Interesport Cary a saludar a Roberto y recoger los pedidos. Pregunta de rigor: ¿el merchandising de los 101 está ya operativo? No niña, tienes que esperar. Bueno me llevo los Joma…. ¿Qué tienes por ahí interesante? Pues mira….. y empezamos a completar el armario de la ultrafondista.


Siguiente fase: Vámonos a la Alameda a respirar el ambiente.  Saludos a los voluntarios, a las figuras que están recogiendo su dorsal, a Nuri… y sonrisa eterna puesta ya en la cara. Ya estamos en el fregao… Caritas de preocupación del personal voluntario: “niña, no veas cómo está el campo”. Bueno…. no conozco un Homenaje sin barro…. Sí, ya, pero este año es peor.  …. Nuria sigue acordándose de cuando unos locos se presentaron diciendo aquello de “si no hay 101 haremos un Homenaje… y al grito de A mí la legión!.... la que allí se lió.


Siguiente paso: a Faustino. Ya venimos con la carga de hidratos hecha así que para Faustino a saludar a Mati que nos pone de comer “cositas guays”.
Y con toda esa introducción, que para eso nos vamos el viernes, afrontamos la prueba el sabadito por la mañana.

Chispea. Ya estoy de los nervios. Es la primera vez que participo yo sola, sin la escolta de mis pretorianos de tomares… y tengo que enfrentarme solita a mis dudas y mis miedos. Sé que llego corta de entrenos pero llena de ganas de comerme el Homenaje y de entrar en meta. Llevo mi mochila con los ánimos de mis hermanos pretorianos, con el apoyo de mi equipo familiar, y el no menos importante de mi equipo de entreno (que me han dado sabios consejos los días previos). Y nos vamos de cabeza al país del barro. Mentalizada con que hay que pasarlo lo más rápido posible y perdiendo el menos tiempo posible. El año pasado me costó dos horas largas en pasarlo.
Llevo menos miedo que el año pasado y llego a Benaoján una hora y media después de la salida. Estoy muy contenta. Así que subidón, subidón. No me olvido del bote de las sales, del bote del agua, de comer, llevo todo anotado en mi mente. “No te olvides de comer”. “No te olvides de beber”. “Recuerda alternar sales y agua”.

En Benaoján miro el móvil. Oleeeee. Tengo llamada de Pepe el Bandolero. Tengo mensajes de Pepe el del carrito, de Pili (de maqueda, you know my British spirit), de Sandra. El de Sandra me llega especialmente. Ella conoce mi mente que me juega malas pasadas y me recuerda que mi yo fuerte puede con ese yo lleno de miedos. Comento brevemente cómo voy (para seguimiento Facebook y para que estén al día), como y sigo para Montejaque. Bien de ritmo. Me cruzo con Roberto, enanito verde, que se imagina que he corrido tela porque no le cuadran los tiempos que estaban previstos y que estoy rompiendo jejejejejeje.
Paso Montejaque y me uno a los fantásticos de A Toda Pastilla camino de la ermita. Ellos suben mucho más rápido que yo pero yo sigo a mi ritmo. Las subidas me matan (noto la falta de entrenos), pero me recupero en llanos y bajadas. Ya creía que se había acabado el barro. Craso error!!!! El barro sigue.
Cuando afronto la bajada de la ermita….oh cielos!!! Todo es barro de nuevo. Así que me armo de paciencia y vuelvo a esquiar/patinar en la bajada. Y llego al cuartel. Ya está lloviendo pero como no hace frío no me pongo el chubasquero y voy a coraza limpia (bueno y mojada).

Llego al cuartel. Bien de tiempo. Reviso móvil. Vuelvo a notificar donde ando. Más mensajes de Pepe Bandolero y de Sandra. Gracias a ambos. En la soledad del Homenaje los agradecí y mucho. Y al salir del cuartel…. ¡sorpresa! más barro!!!! El caminito estrecho, angosto y embarrado. Ya las piernas empiezan a acusar el esfuerzo y me tropiezo un par de veces y aterrizo otro par de veces. Pero sigo. Y patinando, resbalando y, cuando podía, trotando, llego a Arriate.
Han cambiado el recorrido. No se puede pasar por “la jungla” porque el agua va muy alta y no desvían por la parte alta de Arriate. Y al salir de Arriate…. más barro!!! y sigue lloviendo!!!!
Recuerdo comentar el recorrido con Javier Rodríguez y decirme él que ésa era la parte gustosa para correr y ganar tiempo. Si tú hubieses visto el suelo, Javier. Ya no esquivo charcos, ni lodazales. Me meto por medio, a veces con el barro hasta un poco antes de la rodilla. Las Salomon con goretex se han portado muy bien, pero ya el barro me entra por todas partes. Sé que me está saliendo una ampolla en el lateral porque noto el pegotón de barro, ya seco, arañando, pero no quiero ni pararme a quitarme la “zapa”. Quiero seguir y trotar y andar a paso ligero.

Y sigo, y sigo. Llego a un cruce, no me acuerdo dónde, pero iba un poco zombie. Afortunadamente, Roberto, el enanito verde, me ve venir y me dice por dónde tengo que ir. No veía ni las balizas. Me doy cuenta del estado y me paro a ver el móvil. Releo los sms de Sandra. Y me doy ánimos yo sola. No sé si me iba hablando en voz baja o en voz alta. Pero me acordaba de la marasevi, con Dani marcando objetivos cortos. Y yo me decía “¿Ves esa baliza? Ahí empezamos a correr de nuevo”. Y corría. Y cuando pasaban 6 ó 7 balizas, volvía a andar. Y me decía “Bien hecho, bien”. Ahora 4 balizas andando fuerte. Y me cantaba aquello de “Quinto levanta, tira de la manta”. Y recordaba el pasito que me enseñó Fauno por la Ruta del Agua….. y así me recuperaba. Y con esa cadencia empecé a ver Ronda… pero el barro no desaparecía ni la lluvia paraba. Esa parte se me hace eterna. Se me hizo el año pasado y se me ha hecho éste. Pero llegué a Ronda.
En la entrada, llegando al Arco, me uní a dos chavales, que me dijeron “no corras, llegas bien”. Pero me preocupaba el tiempo. Me parecían estos minutos más cortos que los de la salida, y los últimos kilómetros más largos que los primeros.
Y subía y subía hasta llegar al Puente Nuevo. Una voluntaria, viendo que apenas podía ya con mi alma, se ofreció a ayudarme. Le dije que yo podía sola, pero que me sacara la banderola del Proyecto 101 de la mochila. La pobre banderola estaba empapada pero pude sujetarla con los bastones para hacerla visible ya pasado el Puente Nuevo.

Entrar en Ronda después de una prueba es una experiencia única. La gente se vuelca en darte ánimos. Mi gente me esperaba a la altura de la plaza de toros. Y tenía que llegar bien. Ya le prometí a Nardi en la salida que entraría con una sonrisa. Y así iba. Corriendo y sonriendo. Ví a los míos, a Hacha, a Valkiria, a Yolanda…. y llegué a meta!!!!










Estaba en meta. Había terminado el Homenaje. Sola, bueno sola no, conmigo misma y con el apoyo de todos los que me estaban siguiendo. Después de dos abandonos (Alpargata y Montellano), estaba en meta.


Disfruté de la entrada con mi equipo de apoyo, que siempre me acompaña en mis aventuras, gracias por estar ahí, y del trofeo personalizado que me dieron.



Estoy muy contenta. Porque he entrenado, porque he corrido mejor y más, porque he disfrutado en todo momento (hasta cuando estaba medio pajarona hablando sola por el campo) y porque me ha encantado participar en el Homenaje y cada vez tengo más claro que mientras pueda, y el presupuesto me lo permita, participaré en cualquier prueba que se organice por Tierra Santa, porque es donde más feliz soy.

Tengo que hacer mención especial para Chari... que se portó como una jabata... aguantó el ritmo endiablado que le impusieron sus compis....y es que esta mujer es dura, dura de pelar. Chapeau!!!!




















martes, 24 de febrero de 2015

I Maratón Populá de Sevilla, 2015

¿QUÉ VAS A HACER POR TU CUMPLEAÑOS?  CORRER LA MARATÓN POPULÁ

Llevo ya dos años celebrando mi cumpleaños corriendo la Marasevi, que de toda la vida organizaba el IMD. De repente me entero este año que el Ayuntamiento ha decidido privatizar la maratón, mi maratón, y que ahora se llama Zurich Sevilla. Pero…. ¿esto qué es? ¿dónde está el fomento del deporte y acercarlo a la trinchera, al corredor populá?.... Claro que ahora esto de las carreras se está convirtiendo en un negocio que da dinero… y hay que aprovechar. Y la verdad es que lo han hecho estupendamente. Desde el merchandising hasta la publicidad…. todo ha funcionado como un perfecto engranaje y ha sido todo un éxito comercial. Y yo que me alegro.
En la batalla con el IMD por intentar recuperar algo de la antigua Marasevi que se había perdido en el proceso de privatización hacia la Zurich Sevilla se han ido perdiendo guerreros aguerridos, que se rasgaban las vestiduras ante el cariz que tomaba el asunto y que luego todo ha quedado en lo que ha quedado: unos cuantos guerreros utópicos que se han marcado una maratón populá que ya quisiera muchos.


El sábado me di el paseíto de rigor por la Feria del Corredor en Fibes donde había quedado con mi míster, ese Juan Carlos Arjona que tiene tela de paciencia porque me manda los entrenos, luego yo los adapto a mi realidad con mis motivos motivantes y al final saca lo mejor de mí y me va a convertir en alguien regular en los entrenos y no caótica en entrenos y en participaciones…. fíjate que tengo hasta planificada la temporada (aunque tú sabes que meteré alguna que otra cosita imprevista ejem ejem) y me regaló esa “peaso” de camiseta que pasearemos por donde haga falta. 



También ví a mi querida Chari Casín y al no menos querido Nando, er Hacha, ese Jose Luis que es para hacerle un monumento. De Chari qué puedo decir????? Todo el que la conozca sabe lo que se puede decir de ella, así que intentad compartir una carrera con ella y luego me lo contáis…. y entenderéis que no tenga palabras para esta peaso de persona y corredora con carita de ultrafondista que es una máquina. Y lo de Nando… lo dicho para ponerle un monumento…. No es más bueno porque no se entrena…. aguanta las bromas como un campeón pero vamos… que él también reparte estopa…. pero viniendo de él…. todo son risas y diversión. Y al final lleva relativamente bien que las mujeres le demos en la nuca y le pasemos jejejejejejejejejejeje. Mi sueño? Correr con los dos alguna prueba… espero que algún día se cumpla.
No creo engañar a nadie si digo que el comité organizador ha funcionado perfectamente y que el día H a la hora acordada estaba todo preparado para disfrutar como enanos de un recorrido que podía convertirse en carrera populá, media maratón o maratón completa, a gusto del consumidor. Teníamos avituallamiento, bici escoba, reportera “pofesional”, juez, equipo de apoyo y globos para todos los ritmos…. Genial. 
Todo empieza con la instalación del avituallamiento-carpa-vestuario-guardarropa y la preparación de mesa del juez con trofeos, medallas y todo lo necesario para empezar a rodar. Risas aseguradas. Monte empieza a cantarme el cumpleaños feliz y el de seguridad del parque ya alucinaba con vernos a todos a esas horas y con unas ganas de diversión algo raritas para los tiempos que corren.

Encima mi Havié, el azote del Facebook y mi Bandolero también vinieron.... por cierto que Bandolero se marcó un entreno de lujo, tú también Havié, pero lo de Bandolero es para echarle de comer aparte. 




Después de besos, felicitaciones, fotos oficiales y promesas de batir marcas personales empezamos a rodar. 





Rodar en Sevilla es una pasada y si vas por el río todavía más. Qué poco partido le sacamos al río!!!!! Pues ir por el Alamillo hasta el huevo de Colón, que mira que es feillo el pobre, por lo menos para mí, y luego por la otra orilla viendo Triana a lo lejos…. La salida del sol….. el fresquito mañanero… la bulla de la Zurich por ahí cerca…. y risas muchas risas…. Y casi sin darme cuenta estamos ya en el Cachorro, cruzando para ir a por la barra de labios, digo por la Torre Pelli. Triana despertándose. Y ya estamos en la Cartuja…. obras…. luego hablaré de los simpáticos albañiles…. y el pabellón de la Navegación (otro gran desconocido en la metrópoli)…. Y al río de nuevo…. jardines desiertos…. la bulla de la Zurich a lo lejos…. y de repente el Teatro Central…. los kilómetros caen muy rápido ya que voy disfrutando de la mañana y el trote a mi ritmo, sin prisas ni pausas….. 

Y ya estoy enfilando la entrada en el Alamillo y los primeros aplausos…. el juez me marca el dorsal y tras una breve pausa (parada técnica) volvemos a retomar el mismo recorrido.





Esta vuelta la hago totalmente en solitario: hay que educar a la cabecita que no es malo dar vueltas en el mismo circuito (menos mal que no me aburro que al primer síntoma de aburrimiento mi coco manda parar y eso no hay manera de evitarlo) y de nuevo en San Jerónimo…. y el río con sus pescadores… y los remeros entrenando (por cierto hay unos guiris muy rubios remando y sus entrenadores tienen un poderío de voz…. entre otras cosas ejem ejem) y de vuelta al Cachorro. Triana ya está despierta y con los ojos bien abiertos. Y de nuevo a la Cartuja y paso por las obras de la Torre Pelli…. entonces el simpático albañil de turno me grita “venga esos quilitos de más a quitárselos!!!!”….. y ahí me hierve la sangre y me paro en seco. Me vuelvo sobre mis pasos y le increpo…. “¿usted cuántos años tiene? yo tengo 51 y corro maratones y usted? cuando llegue a mi edad espero que se encuentre igual de bien que me encuentro yo. Ah! por cierto… mis kilos están estupendamente donde están, a mí me gustan y a mi marido más” Y volví a correr oyendo los aplausos de sus compañeros porque le dejé con la boca cerrada y los ojos abiertos de par en par… ¡Qué a gusto me quedé!

Y con el desahogo volví a correr con más ganas pero sin salirme del ritmo que me había marcado y ya estaba de nuevo viendo la entrada del Alamillo. Allí ya estaba todo el mundo hidratándose y visto el buen entreno que me había marcado y que el pie izquierdo empezaba a acusar la falta de entreno sobre asfalto y me pedía tierra o descanso…. decidí terminar y no seguir hasta la maratón. 




Me puse mi camiseta de los “hidrataos” y a disfrutar del avituallamiento sólido, de la compañía, de las risas y de mi medalla y mi diploma prueba de mi participación en la I Maratón Popular de Sevilla.





No pude quedarme todo lo que quería porque tenía una familia, con gripe al 50%, esperándome y no era plan de tenerlos abandonaítos todo el día, los motivos motivantes que diría uno que yo me sé y al que quiero una jartá….
Pero puedo asegurar que ha sido uno de mis cumpleaños más especiales que haya podido celebrar: por el gusto de encontrarme con gente muy buena a la que ya conocía y que cada vez quiero más (obí obá), porque conocí a otra pecha´de “güena” gente de las que quedan pocas y por las que merece la pena meterse en las aventuras que inicien y porque ése es el ambiente que a mí me gusta y en el que soy muy feliz. 

Así que gracias a todos (y no pongo nombres porque alguno se me olvidará pero no quiero dejar a ninguno atrás), pero entenderéis que destaque a María del Monte y a Miguel Ángel porque desde que los conozco no me pasan más que cosas buenas y voy a acabar considerándoles mi talismán de la buena suerte.



Estoy muy orgullosa de mi medalla como participante en esta maratón populá y ella cuelga en la esquina de honor de la escalera junto con las demás medallas igual de sudadas y conseguidas con el mismo disfrute que éste. 








Además lo mejor.... todos pusimos dinero para ayudar en la organización y algo más para la AECC, así que Proyecto 101 kms 1€ presente con nosotros. Llegamos a reunir una cantidad curiosita que ayudará a la investigación contra el terrible dragón sufrido por muchos. Otro motivo más para que esta iniciativa tenga continuidad.


Pero el año que viene qué haremos? Pues no lo sabemos. Igual vamos a la Zurich y reivindicamos desde dentro como que organizamos la II Maratón Populá de Sevilla. Da igual… si todo es una excusa para vernos, para disfrutar juntos de un deporte que nos encanta y para hidratarnos… que todo tiene un motivo y una razón de ser. 








lunes, 2 de febrero de 2015

Alpargata Trail.... nunca lo olvidaré

Febrero 2015. Alpargata Trail.
De todo se aprende y de esta experiencia he aprendido dos cosas importantes:
      Si estás resfriada podrás entrenar pero no participar en una prueba…. puedes empeorar, como a mí me             pasó.
     Si vas a participar en una prueba, intenta que no sea la primera edición, jejejeje, porque puede que el                  experimento no salga bien.
En cuanto al primer punto….. iba resfriada, me había pasado la semana encerrada y cuidándome… pero cuando llevaba dos horas aquello fue a más y empecé a tener hasta fiebre, así que el estado de salud se complicó un poco, por decirlo de una manera suave.
En cuanto al segundo punto…. el 9 de enero comunican que la prueba no tenía 42 kilómetros sino 45 (y eso que a la gente le han salido casi 48)…. pero no se amplían los tiempos….. empiezo a preocuparme….. Unos días después se publica un vídeo en el que hablan de extrema dureza…..pero de eso no se había dicho nada antes…. uf uf uf….y yo con estos pelos….
Pero bueno…. se tira una a la piscina y que sea lo que dios quiera, como dice el refrán….
Pero todo fue peor de lo que me había imaginado…. Duro no….. lo siguiente…. eso sí, el paisaje una preciosidad, la prueba perfectamente balizada (bueno perfectamente no que el tramo de la ribera era un poco confuso…) Cuando conseguí terminar el saltito de la rana, un barrizal en el que había que sujetarse por las ramas y una cuerda que llegaba solo a la mitad….. no era capaz de correr, las piernas no me respondían de la tensión de haber subido por aquel barrizal (hay constancia gráfica del momento pero me niego a subirla, Carpe te lo prohíbo, eso queda entre tú y yo jajajajajajajajaja).
Lo mejor, lo mejor de lo mejor… la compañía de Carpe. Decidió convertir su participación en la prueba en un entreno de calidad para Bandoleros y me acompañó hasta que le rogué que se fuera adelante, que me quedaba con el corredor escoba, un encanto de persona por cierto, porque ya me notaba muy mal físicamente y no iba a poder seguir…..Carpe y sus charlas técnicas y no técnicas durante las subidas (y qué subidas!!!) y dejándome marcar el ritmo en las bajadas cuando trotábamos hasta que se puso a dirigir él las bajadas porque yo me aceleraba y empezaba a toser como una posesa…. 








Así que Carpe, este entreno de calidad va por ti y prometo no olvidar ninguno de tus consejos, y sabes que lo haré….






Y después vino la aventura. Llego al punto de corte con 15 minutos de retraso y comunico que lo dejo. Vale…. me quedo con el señor que iba a quitar las balizas y el corredor escoba avanza para coger a Carpe y acompañarle a meta…. El señor me dice que me vaya para el avituallamiento porque él iba quitando balizas. Pues sigo yo disfrutando…. y llego al supuesto cartel de 200 metros para el avituallamiento. Creo que la prueba fue medida como ese cartel: fueron los 200 metros más largos de mi vida. Tanto es así que cuando llegué al avituallamiento, supuestamente en el km 26,. mi gps marcaba 28.5 kms!!!!!  Pero entonces empezó la odisea. Allí ya estaban unos cinco participantes que llevaban media hora esperando a ser recogidos, incluido Scheilor al que le comunicaron que iba fuera de tiempo. Porque el punto de corte estaba en un sitio perdido de la montaña al que no se podía acceder en vehículo. Yo llegué y me dio tiempo a tomarme un delicioso bocata, coca cola, frutos secos …. vamos que se me quitó hasta la fiebre y me planteé seguir por mi cuenta hasta meta, sabiendo que iba fuera de tiempo. Pero entonces veo aparecer a Carpe que ha coronado la siguiente subida y que nos cuenta que hizo el bucle para volver al mismo punto. Así que sigue aunque le dicen que el punto de corte estaba cerrado y comienza la parte más técnica de la carrera, siempre recibiendo la información que el participante que llevaba por delante le llevaba unos 20 minutos. Pensando que con el terreno que tenía por delante le iba a resultar imposible avanzar para alcanzar a los últimos y que iba a llegar muy fuera de la hora, decidió que era absurdo continuar en competición. Pero como el mismo Carpe dice... " no la terminamos pero hicimos unos 30 kms en un paraje espectacular. Justo lo que nos gustaría estar haciendo cualquier lunes a las 11 de la mañana cuando estaos en nuestras labores cotidianas". 
Mis toses iban en aumento… el personal desconcertado porque no sabían como nos iban a sacar de allí. Apareció un cuatro por cuatro en el que entramos cuatro criaturas, las que más tosíamos, y el resto se puso a andar hacia un punto en el que llegaría otro vehículo.  Y cuando estamos los ocho sentados en los coches para ser llevados, supuestamente a meta, vemos que nos dejan en un restaurante al lado de no sabíamos qué carretera.  Empezamos a llamar al teléfono de urgencias porque ya eran las 4 (y estábamos retirados desde la 1 del mediodía) y no sabíamos quién iba a venir por nosotros. Y apareció un muchacho alrededor de las 4.15 que era el único encargado de llevar a los retirados a meta y que llevaba todo el día de allá para acá recogiendo a gente. Nos enteramos que nos habían dejado en el punto más retirado posible y nosotros hasta habíamos pedido que nos dejaran en una pista que nos íbamos andando a Córdoba…. jajajajaja si no teníamos lesión sólo era que no habíamos pasado el corte.
Lo más divertido fue que como estábamos esperando a ser recogidos y no había visos de llegar a Córdoba antes del atardecer, visto lo que tardaban en recogernos, una chica intentó que dos amigas suyas vinieran con sus coches a recogernos, pero la organización no les quiso informar de cómo llegar al sitio donde estábamos porque solo podíamos ser recogidos por el vehículo oficial…. uffff mal rollito.
Cuando llegué a meta, por fín!!!, veo al personal mosqueado porque por lo visto habían ampliado el tiempo de corte durante la prueba pero no habían informado a los que estaban en los avituallamientos.

Yo me quedo con lo que disfruté de la compañía, del paisaje, de ver a los de A toda Pastilla, y con los voluntarios que en todo momento fueron tremendamente amables. Eso sí…. me pagué mi comida porque cuando llegué a meta no quedaba nada y me volví a casita pensando que a Córdoba vendría a entrenar… pero igual no intentaba otra vez esto… porque cuando me contaron lo que me perdí…. mire usté yo vengo a correr un Trail y a disfrutar no a ponerme tan en tensión que termine la prueba con el corazón en la garganta y las piernas temblando…. yo ya no estoy para estos trotes…. eso se lo dejo a los jóvenes.

Enhorabuena todos los finishers… porque eso fue demencial…. el recorrido durísimo y el kilometraje final rondaba los 48 kms… oscila entre 47.5 y 48 según los gps del personal que la terminó.