...

...

viernes, 7 de julio de 2017

Retorno a Ronda, Tierra Santa

Después de la mala experiencia, relativa porque terminé aunque con mucho dolor, de la Cueva del Gato, decido parón absoluto. Los pies no responden, la artrosis avanza (no sólo está en los huesos de los pies, sino que sube a las coyunturas de las manos) y mis ánimos decaen.
Además no cojo dorsal en Ronda, a pesar de contar con ayuda, y termino con un número espantoso para tener aspiraciones a entrar. Menos mal que mi alemana sí pilla, que se quedó el año pasado fuera, y va a poder vivir por primera vez Ronda. Qué pena que no voy a poder ir con ella!!!.



Pensando que no iba a poder ir a Ronda decido cortar por lo sano y buscar soluciones. Mientras tanto no dejo de entrenar y empiezo a ir de forma regular a las citas con las niñas de la Pujol, las NosotrasSí. Puede parecer una tontería pero esa rutina me ayuda a ir recuperando las ganas y la motivación. Sus risas, sus historias personales, sus retos….. me van devolviendo las ganas de tener los míos.


Encima, una tarde-noche, aparece un señor que promociona un producto, Artrosy, de aquí, de la tierra, todo natural. Otra cremita? pensé entonces. Pero entre risas y risas, decido probarlo. Y empieza a surgir el “milagro”: funciona!!! Mis dolores se van haciendo soportables y empiezo a terminar los entrenos sin el dolor intenso de entonces.


Por otra parte, surge la oportunidad de ofrecer mi blog para participar en un libro de relatos cientouneros. No tenía nada que perder y así lo hice. El coordinador del proyecto, Mateo García Cabello, se puso en contacto conmigo para sugerirme unas entradas y envío mis propuestas. Y eligen una!!! Estaba muy contenta de poder participar, aunque fuera como público, este año en la que considero mi prueba.
Pero seguía sin dorsal. Ya tenía decidido que iba a hacerle el seguimiento a mi alemana. Le vería salir. Le esperaría en Arriate, en Alcalá y me iría al cuartel a esperar a que pasase. Cuando saliera del cuartel, tenía claro que iba a acompañarle. Es el tramo más duro psicológicamente: subida a la ermita, bajada a Montejaque, llegada al país del barro y las interminables curvas previas a llegar al puerto de la muela.

Además puedo asistir al Sábado Legionario que se va a celebrar en homenaje a los cientouneros. Y esa ida a Ronda, esos mandos hablando con cariño de los cientouneros, junto con caballeros y damas legionarios, con el público lleno de participantes de la prueba, la Madre de las Batallas, contando nuestras anécdotas, comentando los relatos que habíamos presentado para el libro….. fue una jornada muy emotiva.


 Y durante el almuerzo me entero que el coronel Armada ha decidido ofrecer un dorsal a los que habíamos sido elegidos para formar el conjunto de relatos del libro homenaje!!!! Hasta bailé en el comedor y taconeé. No podía creerlo. Lo primero que hice fue llamar a mi alemana para que supiera que tenía compañía oficial. El Binomio Girls se iba a Ronda. 




Y ahí su marío tuvo un detalle, bueno de los buenos. Nos encargó unas camisetas con el logo del Proyecto 101 kms 1€ contra el cáncer, que es nuestra inspiración, para que entrásemos en meta con ella. Y si llegábamos a meta, él dejaba de fumar.



A continuación, otro día emotivo. La presentación del libro. Allí estábamos muchos, como niños chicos, comprando ejemplares como posesos, buscando a los “kilómetros” para que nos firmasen sus historias. El acto…. muy emotivo…. muy emocionante. Y además los que ya teníamos dorsal muy felices de saber que sin saber lo que iba a ocurrir nos habíamos encontrado con ese regalo inesperado. No creo que el coronel Armada fuese consciente de lo feliz que había hecho a estos cientouneros huérfanos. Pero ese dia creo que sí se dio cuenta.



Y empieza la cuenta atrás para el día H. Es increíble que después de tres ediciones me siga poniendo nerviosa: listas, bolsas, mochilas, avituallamientos, material…. Y el tiempo!!! Cuántas veces habremos mirado la predicción del tiempo….. en un sin vivir….. pero llega el gran viernes y salimos para Ronda. La alemana, mi marío y yo. Ella muy tranquila, yo echa un manojo de nervios. ¿Habré entrenado bien? He estado con sesiones de gimnasio con la alemana, he entrenado con las niñas… entonces sí. No he hecho tiradas largas, dios!!!! Me he estado cuidando haciendo carreras cortas (jejejeje, vamos que no he excedido los 35 kilómetros). Mis pies!!!! ¿Aguantarán la tralla? Espero que sí. Me puse en manos de Ana Martínez, nutricionista, y con sentido común había perdido 10 kilos (menos peso para los pies)…. Un sinvivir, vamos.


Viernes tarde: Ronda, recogida dorsales. Emoción, bolsas, amigos... El Trinomio se empieza a gestar: nuestra Nuri, esa gran pequeña llenita de coraje, está con sus tacones (arreglá pero informal) recogiendo dorsal... prometemos hacer una prueba las tres juntas.. el Trinomio atacará después del verano, no se sabe cuándo ni dónde, pero atacará. 




Sábado por la mañana. Nos vemos los de siempre: Susmurais, Lentos, Tercios…… no pongo nombres porque ya sabéis que soy malísima para los nombres. 





Salimos Rafa, Fran, Heike y yo. Y vamos que nos vamos. 

Heike y yo vamos muy fuertes y cogemos ritmito….. de hecho nos marcamos una llegada a Setenil de día, cosa que no había hecho yo nunca. Íbamos con el miedo a las ampollas de Heike que desde Alcalá del Valle está dando señales de vida. Mientras tanto, mi marío,  H+QNC (que le dá título al blog porque ya decidí que todo lo que hiciese en esto de las ultras iba a ir dedicado a él; de hecho siempre llevo algo suyo en las pruebas, y esta vez era su gorra pretoriana que se la regaló a Manu. que no podía hacer la prueba por su máster) haciendo el seguimiento. 

Nos ve en Arriate, nos espera en Alcalá y desde ahí a descansar para vernos en meta.

Cuando llegamos a Setenil, las ampollas de Heike están ya bien plantaítas en sus pies pero decidimos llegar al cuartel a que se las miren. La llegada al cuartel un poco agónica. 





Pero Heike llega y le curan los pies. Rafa y Fran siguen hacia adelante y yo me espero a que terminen de curarle. Y salimos con ganas de ermita.
Pero hay una humedad y una neblina terribles. Nos cuesta un montón subir la cuesta de la ermita (y eso que la habíamos entrenado pero…. cualquier cosa puede pasar en Ronda).


Conseguimos llegar arriba y ver Montejaque y las luces nos animó mucho. Así que bajamos rapidito hacia Montejaque. Café y vamos para Benaoján con la preocupación del país del barro, esperando que hubiera poquito para no quemarnos que ya va una con las fuerzas más justitas. Mis pies van resistiendo. Las paradas las llevan muy mal porque se enfrían y cuando vuelvo a andar y trotar parezco un robot. Pero cuando se calientan vuelven a recupera la movilidad y me permiten ir a ritmito cientounero.
Cuando llegamos a Benaoján nos ve Monte, que ha salido a esperar a Mena que viene detrás. Nos dice que no hay barro y que ya lo tenemos en nuestras manos. Así que salimos despedidas dispuestas a que no nos coja mucho calor antes de llegar a Ronda. Y, efectivamente, el país del barro no es tal y salimos de él como unas balas. Pero las ampollas de Heike vuelven a molestar y mucho. Menos mal que es dura, tela de dura. Porque sigue, avanzando más lento pero sigue.
Como ya le he dado los buenos días a mi marío, ya sé que está pendiente de nosotros. Él es un experto en llevar a la gente a meta, así que me adelanto para buscarle y que nos ayude. Yo voy lista de papeles porque mis pies están acusando la paliza y Heike va muy dolorida. Yo me imaginaba que estaría por la Muela y efectivamente, me lo encuentro antes de llegar al último avituallamiento.
Me dice que vamos justas de tiempo pero que todavía se puede entrar en hora si aceleramos. Le cuento la situación y me dice que tire p’alante. Él esperará a que llegue Heike y le llevará hasta la muralla almocábar. Si ve que no hay tiempo, me llama para que entre y luego vuelva a por ella para acompañarle, pero me dice también que no me preocupe, que vamos a entrar juntas. Yo llego a la muralla almocábar y le llamo. Me dice que me vaya al puente nuevo, que están allí Rafa, Fran, Cayo, Óscar Pajares y Fran y José que han venido a vernos, esperando a más gente. Llego y les cuento como va la cosa.

Y efectivamente llega Heike con mi marío, muertecita de dolores, casi sin poder andar pero llega. Y nos cambiamos de camisetas para ponerlos las de la llegada. Y salimos para meta. Pasamos el Puente Nuevo andando y le digo que hay que entrar corriendo. Heike me dice que hasta la Plaza de Toros no puede andar. 






Así que nos arreglamos. Camisetas estiradas.








Bandera del Proyecto 101 kms 1€ enlazada con la que nos ha dado mi marío, la de los Legionarios.





Y empezamos a correr en la Plaza de Toros, bueno correr, tú sabes, a trotar con la mayor dignidad posible. Éramos dos máquinas portadoras de todo el dolor que se pueda uno imaginar: yo con los pies que no sabía como iban porque no había querido ni quitarme los calcetines en toda la prueba y ella con las ampollas muertecita. Pero esta prueba iba por todos los que no había podido hacerla, por los legionarios que nos habían cuidado durante ella, por su marío que iba a dejar de fumar, por el mío que iba a volver intentar entrenar….

Vamos… con la lagrimita entramos en meta, con la música y los aplausos del personal. Y el binomio llegó a meta.

















sábado, 14 de enero de 2017

Cueva del Gato noviembre 2016.



No sé cómo pero aquí estoy de nuevo. Vuelta a la serranía de Ronda. Esta vez ha tocado Montejaque.

Entre las ganas que yo tengo de Ronda y mi compañera de fatigas, la alemana, que se ha vuelto más friki que yo con esto del trail….. el caso que inscritas para la Cueva del Gato y a disfrutar.


Como me conozco el recorrido, ya le comento el tapón del principio. Así que nos ponemos por delante y nos hartamos de correr para no quedarnos muy atrás. Je je . Mis momentos ansiosos van a ser conocidos por toda la serranía.
Una vez que pasamos el tapón y coronamos la primera interminable cuesta, nos encontramos con el Tragabuche. Es un máquina. Ha vuelto más fuerte que nunca. Estuvo andando con nosotras un ratito y tiró para adelante.  
Nosotras seguíamos peleando con el barro pegajoso tras las últimas lluvias, las piedras, y seguíamos incansables.




Como siempre mis cordobeses de mi alma de A Toda Pastilla fueron nuestros ángeles de la guarda dándo ánimos, obligándonos a comer, a bailar en los avituallamientos y nos esperaban por todos sitios jaleando nuestro paso.













Y llegamos y terminamos. Es una crónica cortita porque mi artrosis dice aquí estoy a partir del kilómetro 30. Así que la parte final fue un poco “intensa”.












Me quedo con las caras de mi compañera al descubrir el fantástico paisaje que nos rodeaba. No sabrías con qué quedarte: si las primeras subidas, los llanos, la bajada a la Cueva del Gato, la última subida…. viendo Ronda al fondo…. salir a patear por la serranía es un regalo para los sentidos.


Ahora a cuidarse y no quemarse en la próxima que ya veremos cuándo es.






viernes, 28 de octubre de 2016

si no fuera por tí Toñi.....

MAMÁ QUIERO SER TRIATLETA.
Cuando me dijeron que fuese a echarle vistazo al acuatlon de Triana no podría imaginarme que iba a disfrutar tanto. Iba aún lamiendo mis heridas post 7 Playas y no tenía ningún objetivo a la vista inmediato.
De hecho, entre la baja de los Pretorianos y los pies “odidos” creí que ya abandonaba la práctica intensa y me convertiría en “aficionada-hagoloquepuedo-fotógrafa-apoyo” del resto.
Y así llegué…. cojeando, con la cámara de fotos y apostando conmigo misma cuánto iba a aguantar viendo una prueba desde la barrera.

Y ya estamos en Triana. Día de lujo: solecito del “güeno”, calorcito al sol…. ese tiempo que todos queremos que sea eterno y que dura quince días en Sevilla.

Y empiezo a saludar a gente: ese Havié…. Incalificable, incansable, inagotable, que afronta todo lo que le caiga por delante con un entusiasmo que te hace replantearte todo….. al Bandolero…. Otro amor de persona, siempre con una sonrisa puesta y una palabra de ánimo… con ese radar especial que tiene para sentir que la persona que tiene enfrente no anda fina y necesita un empujoncito…. Y me voy calentando, pá qué engañá…..


Es cuando la cabecita empieza a decirte…. Pues si no te puedes meter las palizas cientouneras como tú quieres, alterna y te metes solo una (ja ja y otro ja, que diría Pepe el del carrito). Pero sí…. Nadar me gusta…. La bici la tengo abandonaíta…. ¿Por qué no aprovechar y no obcecarme con la carrera solamente?
Y veo pasar como una exhalación a esa Anuska…. Ese momento fotógrafa, viendo sus gestos…. Qué eficacia en la transición…. No parece ni que vaya sufriendo (luego me enteré que lo pasó “divertido” en el agua). …. Pues igual….






En fín…. Que no tengo remedio. Que me centro en las fotos y luego en casa lo vuelvo a pensar…. Y aquí una muestra de las fotos.


Agradecerle a Toñi que me abriera esta puerta….. porque ahora, que vuelvo a escribir, pasados casi tres meses, tengo de nuevo ganas de más.




sábado, 20 de agosto de 2016

vuelta a los principios.... 7 Playas, junio 2016


Back to my roots….. 7 Playas.




Volver a participar en el trail 7 Playas era una alegría y un motivo genial para ponerte un dorsal tras Ronda.
Era la vuelta a los orígenes… mi primer Trail fue precisamente un 7 Playas acompañada de Sandra Sánchez (que venía de Ronda y a la que le pedí que me enseñase a ser finisher).


Además H+QNC se volvía a poner un dorsal y, aunque no terminase, ya ponerse en la salida era muy meritorio tras dos años de debacle personal y profesional, con un Grado Superior terminado con matrícula de honor a base de hincar los codos a lo bestia, y con una metatalsagia que, en ocasiones, le había impedido dar más de 25 pasos.
Y volvía como veterana en la prueba y además acompañada de una mujer brava como la primera, Heike Morher, finisher de una Mérida que había podido con mi resfriado y dispuesta a enfrentarse a la arena con la misma valentía que mostró al superar el Castillo y la Calderita emeritenses.
Encima llevábamos la camiseta de Manolo en Sables…. esa camiseta que te da alas cuando te faltan las fuerzas.

Como siempre una ocasión fantástica de saludar a amigos y conocidos, reales y virtuales, aquellos que siempre están ahí con una palabra amable, un aliento, un ánimo en los momentos de “bajona”.




Tras las fotos del principio (gracias Manué González Langostena por el reportaje), porque al ser del club de las tortugas marchosas ya no iba a verles después, tomamos la salida y afrontamos el calor riguroso que ya nos iba achicharrando.



Al finalizar el primer tramo de pisteo por las marismas de San Fernando, H+QNC se retira porque le pido que lo haga: él estaba dispuesto a seguir como fuese, pero a mí me preocupaban las horas de sol a su ritmo.










Entonces “la alemana” y “la tortuga” metimos el turbo y nos pusimos a correr como si no hubiese un mañana y así nos plantamos en el acuartelamiento de Camposoto. Nos dimos un respiro para disfrutar del ambiente castrense, que nos gusta “una jartá” a las dos y además retrasábamos el momento playa.

Pero… llegamos a la playa con el objetivo de pasar el control de paso con, al menos, 1 hora de colchón para no amargarnos con las arenas vivas del tramo final, que yo ya conocía pero Heike no porque yo no quería que se preocupara por algo que a mí me costaba pero que igual a ella no.
En Camposoto coincidimos con la gran Yolanda, piratilla de Cai, que iba tocada de una "pienna", pero sin abandonar la sonrisa, ole tú!!!!

Efectivamente disfrutamos de la playa de Camposoto mucho, corrimos más y nos aguantamos las ganas de meternos en el agua. 


Cumplimos el objetivo y nos lanzamos para Sancti Petri y la batería Urrutia dispuestas a salir airosas de la pelea.



El último avituallamiento un subidón de alegría porque allí estaba Barbate magníficamente representado con esos voluntarios del Club Maratón Barbate, para ponerles un 10 y una cervecita “wena, wena, wenísima”.


Y lo conseguimos. Somos un equipo de locas muy locas y nos peleamos con la arena: daba igual que se nos hundiesen los pies en la arena, que nos quedáramos clavadas en las pasarelas de madera, daba igual todo….había que llegar a meta y llegar lo mejor posible.
Salimos atorradas de la arena…. negras como el carbón y con arena hasta detrás de las orejas, pero salimos y llegamos a meta.
La cervecita que me ofreció Cai-man me supo a gloria….. y es un detalle que recuerdo casi con más intensidad que la arena del tramo final.

7 Playas conseguida. Otra vez finisher de una prueba organizada por y para amantes del Trail (gracias Club Carmona Páez) y esas cosas se notan en todos los detalles. Muchas gracias por estar ahí, por organizarla y por pensar en seguir organizándola.

Gracias a mis niñas de rosa, NosotrasSi!!!, esas niñas que la Pujol moviliza y que son expertas en empujarte cuando faltan fuerzas o la cabeza empieza a no verlo claro.


Ahora no quiero más arena pero para el año que viene, seguramente, se me habrá olvidado y volveré a participar…. Esto no tiene arreglo y a estas edades ya no se cambia… la locura se ha instalado en mí y yo encantada de que viva conmigo.



 https://youtu.be/puDtxG9FBLQ








martes, 16 de agosto de 2016

Me hago mayor.... los días pasan sin piedad y los huesos te recuerdan que los años pasan....ya no me recupero tan pronto ni tan bien de las juergas y las horas de noctambulismo y alevosía....ay.... tempus fugit!!!! pero bueno..... pisaremos el freno aunque sólo un poco y alternaremos las locuras de tres cifras con otras "cositas".
Igual es que estoy empezando a madurar aunque sigo con el espíritu animoso y voluntario de siempre.... así que....
una de vista cansada
por favor


domingo, 29 de mayo de 2016

RONDA 2016.
Mi primera participación en Ronda como equipo de forma oficial y mi última Ronda como pretoriana.

Madrugada de un día de invierno. El salón de mi casa parece el refugio de unos hackers. Comprobando velocidad fibra óptica. Revisando reloj atómico. Un portátil y un ordenador de sobremesa sincronizados.  Cuatro manos preparadas para….. no coger dorsal en Ronda en la modalidad individual.
… pues nada. Este año no hay Ronda. Se acabó. Iré a echar fotos y a acompañar a amigos y conocidos. No podré entrar en La Alameda después de estar un año entrenando para ello. Después de salir de la lesión que tenía desde Ronda del año pasado. Qué se le va a hacer!!! Las cosas pasan porque tienen que pasar.
Y tanto que pasan porque tenían que pasar. Unos cuantos días después recibo llamada y mensaje whasapero. “Te quiero en mi equipo”. Ostras!!! Genial!!!! Cuentan conmigo para formar equipo. El mejor regalo que me podían hacer. Y eso sólo lo entienden los cientouneros enamorados de los 101 kms de Ronda.
Vuelve el stress. Vuelve el madrugón. Vuelven las comprobaciones. Y….. siiiiiiiii!!!!! Entramos!!!!!! El equipo está dentro con dorsal!!!. Subidón, subidón!!!!
Siempre he ido con mi “equipo” a Ronda, menos el año pasado que la hice sola porque ya se veía desde el principio que iba lesionándome y no quería arrastrar a nadie conmigo en el caso hipotético que me retirase, cosa que no pasó. Entré coja pero entré.
Ahora era equipo oficial. Y era un equipo …. uffff… muy especial. Por antigüedad…. el maestro Rafa Iza, cientounero…. no sé ya cuántas pruebas de tres cifras tiene entre Ronda y Mérida más alguna más por ahí. Rafa es la experiencia, la mesura, la cabeza, el consejero perfecto (te aconseja no te impone su opinión). A continuación Cayo…. un líder nato. Lo que no una Cayo es que no es posible ser unido. Después Sandra, los ojos más bonitos del ultrafondo. La constancia, la tenacidad. La he visto entrar llenita de dolores pero entrar al fin y al cabo. La persona que me inició en esta locura: con ella hice mi primera prueba, las 7 Playas, la larga. Qué bonito era compartir con ella al fin una prueba y compartir con ella Ronda. Y ahora llego yo: la enamorada de los 101 kms de Ronda, de Ronda, de La Alameda y de La Legión y el Credo Legionario. La que era capaz de tomar la salida cojeando porque tenía dorsal ganado en la Liga Rondeña y la que era capaz de llegar a meta cuando nadie daba un duro por ella. La que lucha contra su lado sensato que constantemente le dice “jamía, ya tienes una edad….. haz el favor de no destrozarte….”.
Pero dejo para el final el elemento más importante y motivador del equipo: Ángel Vidal. Era el objetivo del equipo: que entrase en La Alameda para terminar su primera carrera de tres cifras y además ganarse la coraza: esa equipación especial que te conceden los Pretorianos cuando has terminado una prueba de tres cifras siendo “preto”. Y a fe mía que se la ganó a pulso. No he vivido una edición más sufrida, más trabajada, más disfrutada y no creo que esto se pueda repetir. Lo que allí pasó quedará para el recuerdo de los cinco que formábamos el equipo y por mucho que lo contemos siempre se nos quedarán sensaciones y sentimientos sin expresar.
Una vez con dorsal empezamos los entrenos: los miércoles, fecha y hora fijas. Siempre saliendo de Tomares. Siempre el mismo recorrido de hora y pico. Comparando avances: tanto en la duración (uy ya estamos aquí? hoy se me ha hecho cortísimo!!!) como en nosotros mismos (“como no me adelgacéis os echo del equipo!!!”, Rafa dixit, jajajajajajaja). Han sido unos meses geniales. Ha sido divertida la preparación, como suele pasar.
Y llega la semana previa. Nervios?  Noooo lo siguiente. La responsabilidad de todos de saber que teníamos un sueño: entrar en La Alameda con Ángel. Él con la presión de saber que apostábamos por él. Y viene la histeria del barro: barro sí, barro no, lluvia, virgencita virgencita vete a echar agua a otra parte jamía que ya Ronda tiene toda la suficiente. Empezamos con listas de materiales, bolsas para un sitio, bolsas para otro. 

Y ya estamos en viernes. Ya estamos en Ronda.
En casa es una tradición entrar en Ronda el viernes previo a la prueba con música legionaria a toda pastilla y ventanas bajadas del coche a tope. Y ya estamos aquíiiii!!!!. Saludos a los amigos, a los conocidos de Facebook (poniéndoles caras de verdad), nervios previos, y …. se  pone a llover!!! ¿Cómo? Si hoy no daba agua en Ronda…. ofúuuu verás mañana el país del barro y lo que no es el país del barro.
Sábado por la mañana. Inauguramos bar. Todos nos deseamos ánimos. Y para la salida. Allí quedamos en vernos todos los pretorianos. Fotos de rigor. Mi equipo de apoyo, mi hija Lara y Abencio H+QNC están con Chito el speaker. Vamos calmando los nervios previos con mucha agua y fotos, muchas fotos. 

Qué nos gusta una foto!!!! Y el día amanece inmejorable. Sin llover!!! Y sin mucho calor. Genial para los que corren mucho y genial para los andarines.
Antes de salir, la arenga de Abencio…. como escarpias…. y los legionarios…. y los vivas…. y vamos que nos vamos. Qué pasada de salida!!! 








El equipo se completa con cuatro amigos, cuatro personas sin las cuales no estaríamos hablando de lo que estamos hablando. José Expósito, que todavía está buscando Arriate (jajajajajajaja), niño Manu (un susmurai con la cabecita tela de bien amueblá), sherFran (ese hombre que lleva de todo en la mochila) y er primo, Fransin (el experto bebedor de cerveza .... sin). Y allí que tomamos la salida todos juntos.

Esa Ronda en la calle dando ánimos, la calle de la Bola, el paseíllo por la plaza de toros y nos encaminamos para la cuesta de los caramelos. Y vamos sumando minutos, horas, porque en Ronda no se habla de kilómetros sino de tiempos y horas. Mediodía: llegamos a Navetas. Ya vamos disfrutando del buen día y de ver de lejos al II Tercio de Ceuta que va cerrando la carrera, antes justo de Los Últimos Susmurais (que siempre les he visto cerrando los 101 kilómetros de Ronda).

Y empieza el equipo a funcionar. Todos llevamos en mente el año pasado cuando Ángel iba tocado en Navetas. 



Y todos sabemos la buena memoria que tiene el cuerpo. Y al salir de Navetas ya iba Ángel “preocupao” consigo mismo. Pero entra en acción Sandra. Y hace una labor de escándalo. Le calma. Le da conversación. Los demás vamos por delante o por detrás, pero sin agobiar. Y ellos dos de palique. 

Mientras Jose Expósito ameniza el "paseo" preguntando si falta mucho para Arriate y provocando risas con sus ocurrencias.

Y a Ángel se le pasa el momento “no sé si voy a ser capaz yo” y le entra el “subidón, subidón” y se pone a andar….. ay madre cómo anda Ángel!!!. Y éste es al que no le gusta andar?, me pregunto yo para mis adentros…. vamos que en un momento le damos una voz diciendo… “Ángel, que tienes un equipo detrás!!!”. Y él se ríe. Y nos vamos turnando. Unas veces van Ángel y Sandra andando y otras es Rafa el que marca el ritmo, otras Cayo…. y así vamos llegando a Alcalá del Valle. Y nos vemos genial!!! Y estamos muy muy animados. No se nos notan los kilómetros y seguimos con muchas ganas.







Como yo voy peor en las cuestas, salgo la primera de Alcalá y empiezo a ir al ritmo del II Tercio. Ir con los legionarios es …. algo que hay que vivir al menos una vez. Yo había oído hablar de sus marchas pero nunca había caminado con ellos. Ellos cogen su paso y ahí lo llevan…. llueve, ventee, haga calor, o lleven horas. Así que vamos que nos vamos.


Al poco se me une el resto del equipo y nos plantamos en Setenil. Seguimos bien. Pero al salir de Setenil, Rafa se queda con Sandra y nos dice a los demás que tiremos palante. Todos entendemos que ahora Sandra no está fina y le toca a él hacer el trabajo. Pero tras el primer avituallamiento tras Setenil Sandra no se encuentra bien y dice que lo deja. Ángel va por delante con José Luis y Sandra nos pide que no le digamos a Ángel que se ha retirado hasta que no hayamos pasado el siguiente avituallamiento y estemos lejos de puntos de escape. Y se queda. Y el niñoManu con ella, y nos va informando de si la acogen, la desalojan y de si hay algún otro problema. Y cuando la deja en buenas manos sale a reunirse con nosotros. Y yo sé que ella quiere que lleguemos porque se lo debemos. Y seguimos. ¡Qué duele dejar a un compañero! Pero había que seguir…. seguía el sueño de acompañar a Ángel en su entrada en La Alameda.

Jose Expósito sale que se las pira. El cuerpo le pide correr y él está fuerte, muy fuerte. Ya nos aguantado tela jajajajaja, y sigue preguntando a todo el mundo que cuánto falta para Arriate, lo cual causa espanto al personal y a nosotros carcajadas para dar y repartir.

Y llegamos al Cuartel. Ya se va notando el esfuerzo pero ya estamos en el Cuartel y con tiempo de sobra para afrontar el barro. Porque… a todo esto… barro ninguno!!! Así que seguro que iba a estar todo él concentrado al salir de Benaoján. En el Cuartel cena ligera, que el cuerpo no se acomode al descanso y, como siempre, habiendo cuesta, salgo yo antes. Y empieza mi bestia negra; en realidad tengo dos: la subida a la ermita y los últimos kilómetros tras salir de los terrenos de los Salvatierra…. ese zigzag previo a la cuesta de los molinos me mata.


SherFran y er primo, FranSin, salen con niño Manu y me vigilan de reojo para que no me quede atrás. Y me propongo no oír a la vocecita que te dice que no vas a poder con la cuesta de la ermita y ….. aparece el II Tercio. Cuando iba para arriba, al principio, oigo una voz que me dice “izquierda!!” y me echo a la derecha y los veo pasar a su ritmo. Y me digo …. no puedes perder esa estela, no puedes. Y me esfuerzo y me olvido de la voz. Y oigo a Sandra que me dice “sigue!!! lucha contra la voz!! tú puedes”. Y llego arriba. Y descanso a la vez que ellos. 


Y cuando empezamos a bajar me da por correr y soy yo la que dice “izquierda!!” y los paso y volvemos a encontrarnos en Montejaque para tomar café. Y allí nos volvemos a reunir los cuatro del equipo. Demonio superado: subida a la ermita hecha!!! Nada que ver con la edición del año pasado donde no subía, me arrastraba. No di botes de alegría porque eso no lo entendería nadie: ver a una loca dando botes porque ha hecho la subida y la bajada a la ermita. 



Les comento que como yo soy más torpe voy a correr hasta Benaoján para afrontar el país del barro de amanecida y con tiempo suficiente para no agobiarme y que nos vemos después del país del barro. Y me echo a correr. No sé qué tiene esta prueba que sacas fuerzas que no sabías que tienes y llegué corriendo hasta el final de Benaoján, hasta el puente. Vamos que ni me vio pasar Pepe Bandolero que andaba de apoyo con su joya de Isa, que es para ponerle un monumento, a ella y a su bandolero.



Y seguimos compartiendo camino el II Tercio y yo. Y llegamos al país del barro. Pero eso no era barro, era lodo, era fango, era ciénaga. Yo pensaba en lo que habrían penado los corredores que lo hubieran pasado de noche. Yo, al fin y al cabo, iba de amanecida, de subidón de verme tan fuerte y con el Tercio detrás. Pero se hizo interminable acabar con el barro. Pero se salió. La verdad es que hubo un Homenaje que estaba peor porque además llovía. Pero allí aprendí de una susmu tela de guay, Yolanda, que ante el barro y el agua, por el agua sin dudar!!! Así que en el lodazal buscaba restos de agua y por allí iba. Aún así no pude evitar caerme …. sólo una vez!!! Carpe!!! Cuando pasé el país del barro por primera vez fueron tres o más las caídas, esta vez sólo una!!! Y eso ya me supo a triunfo. Había ganado otra batalla: el barro.

NiñoManu espera a comunicarnos que tira palante porque su familia le espera en meta y va a entrar con SherFran y Fransin y se despide de nosotros diciendo que nos espera en meta.

Rafa iba a un par de minutos detrás de mí. Le veía cuando me paraba a descansar del esfuerzo de bregar con el barro. Y más allá iban José Luis y Ángel. Luego supe que Ángel había patinado por el barro, aterrizado, pero que se volvió a levantar y tiraba para adelante.
Y ahora venía el siguiente demonio: los kilómetros de pista antes de llegar a la cuesta de los molinos. Pero este año era mi edición con el II Tercio. Y así pasó… de nuevo las voces de “izquierda!!” se alternaban en subidas y bajadas. Yo me seguía sorprendiendo de tener ganas de correr…. y como dicen que hay que escuchar al cuerpo… pues a correr se ha dicho…. cuesta abajo claro…. que la gravedad ayuda. Sigo sin poder correr cuesta arriba, pero ese demonio ya lo afrontaré…. no tengo prisa.
Y entre una cosa y otra me encuentro en la cuesta de los molinos. Llamada a Abencio para avisarle que estoy ya donde estoy…. lágrimas de emoción de ver a Ronda tan cerca, de escuchar ya la música de Chito. Ay Chito!!! No sabes tú los ánimos que das desde meta a todos los que vamos subiendo la cuesta de los molinos. Y ahí le había cogido distancia al Tercio así que en mis pausas disfrutaba viéndoles marchar. También me cruzo con Antonio Galeano, que cuando se entera que Ángel va por detrás sale como una exhalación a su encuentro para empujarle si hace falta hasta meta.
Y ya estoy en la muralla almocábar!!! Rafa Iza llega y me dice que José Luis está entre él y Ángel y que Ángel sigue peleando. Yo le digo que quiero ver pasar al II Tercio para disfrutar y descansar. Rafa sigue un poco hacia adelante para esperarnos todos y entrar juntos. Y llega el Tercio. Y todos los que estábamos en la muralla empezamos a aplaudir. Qué fuerza!!! Ahí estaban…. con sus mochilas, y con su ánimo intacto…. impresionante.

Yo ya había desplegado mi estandarte del Proyecto 101 kms 1€ por el cáncer. Ese proyecto me lo enseñó mi hermano Dani Díaz Ponce, susmurai de Huelva. Es un proyecto que además llevan a cabo todos los susmurais (y el logo aparece en su equipación). Y en esto veo que el Coronel Marcos Llago se me acerca a felicitarme… a mí!!! Y me pregunta por mi estandarte. Y se lo explico. Y me dice que el II Tercio va a entrar con ese estandarte también…. no me lo podía creer…. yo le intento explicar que me parece demasiado, que me muero en el camino, que no voy a poder con su paso… que me da vergüenza… y me dice… “ese proyecto merece todo esfuerzo, si se va a emocionar hágalo ahora pero entre disfrutando, con nuestro paso va a poder porque le he visto correr hasta el final…”. Y no había nada más que hablar. Hablo con Rafa y le cuento lo que ha pasado. Le explico que voy a entrar con el II Tercio y luego vuelvo atrás para entrar con el equipo. 

Y entramos en Ronda. Y nos paramos antes del Puente Nuevo para que el Tercio se asee. Risas, fotos, avisos de dónde estoy y lo que está pasando…. me hago fotos… no me creo lo que me está pasando, me parece un sueño.
Y el Coronel Llago dice que entramos… que vamos que nos vamos… No puedo explicar lo que se siente… me pareció el mejor regalo que me podían hacer….. yo que siempre me gusta esperar a que suene la música para entrar…. llevaba la música conmigo.


Y entré en meta. En una nube. Y mi hija ve mi entrada y la graba y alucina en colores… igual que yo que iba alucinada. 






Y le doy todos mis chismes a la niña y salgo corriendo a buscar a Ángel. Me encuentro con Abencio que también estaba viendo mi entrada, le cuento lo que hay y me voy para el Puente Nuevo. Rafa Iza y Jose Luis están a la altura de la calle de La Bola esperando ver llegar a Ángel. Les digo que esperen lo posible y que entramos. Cuando llego al Puente Nuevo, Ángel estaba allí con Antonio Galeano, y Sandra haciéndole fotos.  Y vamos hacia la plaza de toros para reunirnos con Rafa y con Cayo. Allí nos agrupamos y entramos todos en La Alameda: Rafa Iza, Cayo (Jose Luis), Sandra, Ángel y yo. Equipo!!! Teníamos un sueño y el sueño se ha hecho realidad!!!!.
Todavía me emociona pensar en ese momento y ya han pasado unos días. Ángel porque está tan emocionado que creo que se va a parar y no va a seguir andando pero llegamos. Como yo ya he entrado los dejo un poco antes del arco de meta.
Y me siento feliz… muy feliz… por el deber cumplido. Me pidieron ayudar y no dudé en hacerlo. Y ya terminaba mi misión y mi Ronda.
Y ahora necesitaba tranquilidad para saborear los momentos que había vivido. Y repasar las muchas gracias que tengo que dar.
Gracias a La Legión por organizar esta prueba, haya o no efectivos suficientes para afrontarla. Habrá quien diga que no es para tanto pero quien no ha vivido al menos una vez el ambiente de esta prueba no sabe de qué estoy hablando. Los 101 kms de Ronda serán lo que sean pero para mí son irrepetibles y nunca encontraré en otra prueba el ambiente que hay en Ronda y en esta prueba.
Gracias a mi equipo pretoriano por confiar en mí y pensar que podía ayudar en la misión que teníamos. He disfrutado más que nunca de esta edición y he vivido momentos y sensaciones irrepetibles. Soy de las que piensan que Ronda debería hacerse sólo en equipo. El equipo es difícil: es adaptarse al ritmo del más débil en todo momento, que no tiene que ser la misma persona siempre; es saber superar las pájaras personales y saber ayudar a superar las de cualquier miembro del equipo. Pero la satisfacción de entrar en equipo tras 24 horas tan intensas…. eso no sé explicarlo y siempre agradeceré esta edición en equipo como Pretoriana. Y sé que aunque ya no sea pretoriana seguiré manteniendo el contacto y entrenando con pretorianos.
Gracias Ángel Vidal por compartir este sueño con todos nosotros, por hacerme tan feliz, por dar esa clase que me has dado de superación personal, por superar Navetas, por andar como una máquina obligándome a andar más deprisa que nunca, por llegar a Alcalá del Valle con tantas ganas, por salir de Setenil con la mente puesta en el Cuartel y en la meta, por superar el país del barro y la cuesta de los molinos y por llegar a meta y regalarme uno de los momentos más emocionantes que he vivido como cientounera.
Gracias a mi familia por acompañarme en mis aventuras: por estar ahí, llueve o ventee o haga calor, como la Legión, apoyando, dando ánimos, esperándome en meta y animándome a afrontar nuevos retos y a aportar sensatez cuando yo no la tengo.

Y por último gracias al II Tercio de Ceuta y  a su Coronel Marcos Llago por regalarme la mejor entrada que podía haber tenido. Todavía sigo viendo el video de la entrada y me emociono. Prometo intentar ir a Ceuta a la prueba que allí organiza, de la misma forma que iré a Melilla e intentaré volver a Ronda. Si antes me gustaba la Legión ahora es que me encanta y la admiro aún más.






 Tres pulseras rojas y gualdas... tres Rondas terminadas....